La nueva roja

Afilamos los violines como cuchillos y provocamos cortocitcuitos para llevar la épica de esta pieza al máximo.